ADICEX

Asociación de directivos de centros públicos de secundaria de Extremadura

  • Entidad asociada a FEDADi

    Acceso FEDADi.org

Historia

1.- UN POCO DE HISTORIA

Extremadura se incorpora a la Permanente Estatal de Directores en mayo de 2003 tras un intento frustrado por parte de dos Directoras extremeñas el año anterior. En ese proceso de incorporación tuvieron mucho que ver D. José Antonio Martínez, presidente de ADIMAD y, actualmente también de FEDADI, y el Jefe del Servicio de Inspección General y Evaluación, D. Juan Chamorro, quien aportó el candidato, además de la mediación necesaria ante la Administración autonómica. Era un momento difícil pues el sistema educativo se encontraba en los prolegómenos de la LOCE y había una enorme desconfianza hacia movimientos de bases como éste.

Finalmente, y tras un largo proceso no exento de dificultades por las iniciales reticencias de la entonces Consejería de Educación, Ciencia y Tecnología, Extremadura empieza su andadura en la Permanente Estatal de Directores. A los pocos minutos de estar en las Jornadas de Madrid y conocer a los Directores que asistieron en lo que era una continuación de otras jornadas que ya se habían celebrado en años anteriores, se constató que todos los Directores hablaban el mismo lenguaje. No importan las realidades autonómicas en lo que a política educativa se refiere; los Directores, como técnicos experimentados en Educación, sienten y sufren igual en todos los centros. Las diferencias las marcan los medios de los que se dispone en cada comunidad autónoma; y no sólo por los materiales, que también, sino por los recursos humanos que se destinan a educación.

Comenzó así un periplo que ha permitido que Extremadura esté en las reuniones que la Permanente Estatal ha celebrado en Madrid, Sevilla, Menorca, Donostia, Murcia, Mallorca, Santander, Tenerife, Santiago, Barcelona, Gijón y, finalmente, Mérida. Pero lo más importante de estas reuniones ha sido poder asistir al nacimiento de Fedadi (Federación Estatal de Asociaciones de Directivos) y conseguir el ánimo necesario para fundar ADICEX (Asociación de Directivos de Centros Públicos de Secundaria de Extremadura). De esta forma, Extremadura ha pasado de ser socio colaborador a miembro de pleno derecho de la Federación, que cuenta con representación en el Consejo Escolar del Estado, y vocal de su junta directiva.

2.-El nacimiento de ADICEX.

En enero del año 2007, un grupo de dieciséis directivos interesados en constituir una asociación en Extremadura se reunieron en Mérida. En dicha reunión se sentaron las bases de la asociación y los ejes principales de sus planteamientos. Con la idea de no ser excluyentes, se redactaron los estatutos de forma tal que tuviesen cabida en la asociación no sólo los Directores en ejercicio, sino también aquellos que lo hubiesen sido en algún momento de su trayectoria profesional. Pero, además, conscientes de la importancia del resto de miembros del equipo directivo, se decidió integrar a todos aquellos que estuviesen interesados: secretarios, jefes de estudios, adjuntos, etc. Nació de esta forma la Asociación de Directivos de Centros Públicos de Secundaria de Extremadura, ADICEX.

Por una elemental cuestión de cortesía, la Consejera de Educación de la Junta de Extremadura y el Director General de Política Educativa fueron los primeros en conocer la existencia de ADICEX, siendo recibidos de inmediato en la sede de la Consejería. Posteriormente, se hizo la presentación a los medios de comunicación.

Esta Asociación cuenta actualmente con unos 48 socios, a pesar de no haber desarrollado ninguna actividad pública; este hecho por sí sólo viene a demostrar que el asociacionismo es una cuestión que interesa a los directivos.

3.-QUé es ADICEX.

ADICEX es la Asociación de Directivos de Centros Públicos de Secundaria de Extremadura, es decir, una Asociación de profesionales de la educación con experiencia en órganos unipersonales de gobierno o, utilizando la denominación LOE, con experiencia en órganos de gobierno ejecutivos de los Centros.

La razón de que inicialmente aglutine sólo a los centros públicos viene del hecho de que administrativamente la problemática de estos y los concertados o privados es distinta desde el punto de vista funcional.

Con respecto a los centros de primaria, en principio no se consideró oportuna inicialmente su inclusión dado que el grado de autonomía es diferente, la dependencia de las administraciones locales también y porque, en definitiva, se pensó que era mejor consolidar dos asociaciones por separado, una de primaria y otra de secundaria, para luego plantear una federación regional o, mejor aún, la fusión de ambas.

ADICEX nace con el firme propósito de no injerirse en cuestiones sindicales por cuanto no es un sindicato ni está políticamente vinculada a ninguna opción. Tampoco lo hace para corporativizar la función directiva, hecho éste totalmente desaconsejable. Puesto que sus miembros son técnicos experimentados en educación, surge para hacer propuestas sobre el sistema educativo en general y sobre la función directiva en particular, para así contribuir a su mejora. El éxito de las mismas dependerá de la coherencia con que sean formuladas.

Los medios a utilizar para conseguir estos fines son muy sencillos: la formación y el intercambio de experiencias.

No obstante, nada de esto será posible si no se cuenta con el apoyo expreso de la administración autonómica. Se ha pedido que la Asociación esté presente en el Consejo Escolar de la Comunidad; igualmente, se ha ofrecido para participar en la elaboración de los documentos que sirven de soporte legal al desarrollo normativo: decretos, órdenes, instrucciones, etc.

Asimismo, se ha solicitado una reflexión profunda sobre la función directiva con el fin de adecuar sus competencias a las funciones que la legislación vigente le tiene encomendada. Por ejemplo, es absolutamente incongruente que el director asuma la jefatura del personal adscrito al centro cuando no tiene ninguna competencia en materia de personal. Además, y entre otras por razones de operatividad, los directivos deberían gozar de la consideración de autoridad pública en el ejercicio de sus funciones.

Cada año se observa cómo magníficos directivos abandonan el cargo fatigados y con la frustración de no poder desarrollar determinados proyectos; en nuestro país los directores son profesores que, además de dar clases, se ocupan de la logística de un centro. No existe profesionalidad en la función directiva, lo que resta continuidad a la gestión. Por ello, con o sin Cuerpo de Directores, la legislación debería contemplar una profesionalización de la función directiva.

Igualmente, las retribuciones deberían estar en consonancia con la enorme responsabilidad que lleva aparejado el desempeño del cargo, estableciéndose además una equiparación entre el complemento específico que percibe un director y el resto de los miembros del equipo directivo. En Extremadura, como en la mayor parte del Estado, la retribución de un jefe de estudios, adjunto o secretario es ridícula frente al enorme trabajo que desarrollan, su dedicación y responsabilidad, por no mencionar las dificultades que encuentran: la burocracia en aumento, la presión del resto de la comunidad educativa, el incremento en el número de competencias, etc.

En otro orden de cosas, uno los grandes problemas es la formación de los equipos directivos, aspecto éste bastante descuidado por la Administración en general. Un profesor puede ser director de un IES sin más que cumplir los requisitos legales, que en ningún caso contemplan la formación previa, como no contempla la formación continua para los que ya están en ejercicio.

4.-PROPUESTAS DE ADICEX

Un análisis exhaustivo del sistema educativo y la visión que del día a día de los centros tienen los equipos directivos, permitiría a cualquier gestor experimentado hacer toda una larga lista de aportaciones para la mejora de la educación y del funcionamiento de los centros. Pero si de la función directiva se tratara serían menos los que estarían dispuestos a enumerar propuestas concretas para la mejora en el desempeño de la función directiva, generalmente por timidez profesional. Desde la Asamblea constitutiva de ADICEX nacieron unos planteamientos claros y precisos que han sido trasladados a la Consejería de Educación y que a través de las actas de estas jornadas se hacen públicos.

1º.-Formación inicial y continua para los equipos directivos. Se trata básicamente de dotar a los futuros directivos y a los que ya ejercen de las herramientas específicas en materia educativa, procedimiento administrativo, riesgos profesionales, etc.

2º.-Desarrollo adecuado a la sociedad del siglo XXI del Artículo 132 de la LOE cuando establece las funciones del Director. Es absolutamente imprescindible el reconocimiento de la condición de autoridad pública en el ejercicio de la funciones, el acceso rápido a los máximos responsables de la administración autonómica, no sólo en caso de conflictos, y la presencia de los directivos en los órganos de consulta de las CCAA.

3º.-Participación efectiva en la elaboración de la Ley de Educación de Extremadura. Téngase presente que los directivos son los mejores conocedores del funcionamiento de los centros.

4º.-Establecer un margen de retribuciones adecuado no sólo para el Director sino para el resto del equipo directivo.

5º.-Eliminar la incompatibilidad en la percepción de la parte del complemento específico que se consolida por el desempeño de la función directiva con la de otro complemento. Se da la paradoja de que un ex director con una parte del complemento consolidado no puede percibir el complemento por la jefatura de departamento cuando el primero es el reconocimiento a sus servicios y el segundo es la compensación por el desempeño de un puesto distinto.

6º.-Fomentar una verdadera autonomía de gestión, pedagógica y administrativa, incluida la que se refiere al personal del centro.

7º.-Reducción horaria y composición del equipo directivo. Las casuísticas que se dan en los centros son tan variadas, que establecer una reducción lineal y un número de miembros para el equipo directivo sin tener en cuenta las singularidades del centro y su entorno pueda conllevar desahogos para unos centros y volúmenes de trabajo desmedidos para otros. Por ello, debe ser cada centro, quien en uso de su autonomía y de las características que en él confluyan, establezca los cargos necesarios para llevar a cabo los proyectos establecidos y la reducción horaria de estos.

5.-LA EXPERIENCIA DEL ASOCIACIONISMO.

A lo largo de los seis años que he asistido a las reuniones de la Permanente Estatal de Directores y Asambleas de FEDADI no puedo cuando menos tener palabras de reconocimiento a los organizadores de cada una de las jornadas en las distintas comunidades autónomas que he visitado. He tenido la oportunidad de conocer a directivos de toda la geografía del Estado y forjar estrechos lazos de amistad con ellos. Cada reunión semestral que celebramos se convierte en el encuentro de una gran familia. Pero dejando de un lado los vínculos afectivos que se establecen en las relaciones humanas, la experiencia ha sido altamente enriquecedora. Estos encuentros permiten conocer la realidad educativa en las comunidades autónomas y escuchar la opinión de los directores sobre las políticas educativas que en cada una de ellas se están aplicando, lo que sin duda alguna permite, aunque sea involuntariamente, establecer comparaciones.

Los intercambios de experiencias en gestión, optimización de recursos humanos y materiales tampoco están exentos de estos encuentros. Incluso el conocimiento de cada uno de nosotros ha permitido que se organicen intercambios entre centros de diferentes comunidades autónomas. Como ejemplo, podemos citar el llevado a cabo entre el IES Alfonso II de Oviedo y el IES Sáenz de Buruaga de Mérida.

El propio funcionamiento de la Permanente Estatal y de las Asambleas de FEDADI también es un factor de calidad en lo que a debate de propuestas se refiere pues todas las aportadas hasta el momento a las distintas administraciones son fruto del consenso y no de una votación forzada, por democrática que ésta sea. Nos hemos acostumbrado a respetar las posiciones de los demás, acomodándonos a las situaciones que luego pueden presentarse entre los representantes de las diferentes CCAA y sus respectivas administraciones, utilizando la palabra y el diálogo como herramienta de convicción para finalmente elaborar un documento que sea del agrado de todos.

Quizás el factor de calidad que más nos ha aportado a todos los miembros de la Federación sea el hecho de que su presidente fuese nombrado en su momento miembro del Consejo Escolar del Estado dentro del sector de personalidades de reconocido prestigio, lo que de alguna manera ha contribuido no sólo a que estemos informados de los proyectos del desarrollo normativo estatal, sino que podamos hacer que nuestra voz sea escuchada en el máximo órgano de representación de toda la comunidad educativa. Sería deseable que las comunidades autónomas tomasen este modelo para trasladarlo a los consejos escolares autonómicos y así permitir que los directivos estuviesen presentes en ellos, no sólo por el aspecto puramente formal o representativo sino por la valía de sus opiniones como técnicos experimentados.

Fdo. Manuel Acedo Ramos

Presidente de ADICEX

Anuncios
 
A %d blogueros les gusta esto: